fbpx

Catarata Nauyaca, Una de las tantas bellezas naturales del sur de Costa Rica


¿Sabías que en Costa Rica existen bellezas naturales por doquier? Una de las más famosas es la impresionante Catarata Nauyaca ubicada en Dominical. Aquí te contaré un poco de como fue mi experiencia en la visita.

En nuestro caso, teníamos mucho tiempo de estar deseando visitar “esas cataratas tan famosas de las que mucha gente hablaba”. Por lo que cuando se nos presentó la oportunidad, a mi novio y a mí, de hacer un paseíto rápido para irnos de Sábado a Domingo a visitar la zona, ¡No lo dudamos ni lo más mínimo!

 

Cosas generales por saber:

Emprendimos nuestro viaje desde San José por una de las rutas más directas y tal vez hasta más rápida de llegar, que es por la Ruta 27. Parando a desayunar de camino, duramos aproximadamente unas 4 horas en llegar. Cuando llegamos, no hay mucho parqueo, por lo que les advierto que puede ser incómodo dejar el carro un poco atravesado en la calle. Pero no se preocupen, porque ahí lo único que hay que hacer es parquearlo un momentito para ir a pagar la entrada y que le den a uno las especificaciones para ir a visitar la catarata. Eso sí y muy importante, lo mejor y más conveniente es ir en carro 4x4, ya que dependiendo del motor del carro o de cómo esté el clima, ir en un automóvil normal, puede llegar a ser un caos. La entrada cuesta 3 mil colones por persona, pero obviamente los extranjeros tienen que pagar un poco más, al igual que por todas partes de nuestro país. Ya luego bajamos una cuesta de lastre hacia un parqueo con guarda y empezamos nuestra caminata.

La Catarata

Antes de empezar y como nos dimos cuenta de que no habíamos comido lo suficiente para las 3 horas que nos esperaban – mínimo – hasta regresar, les recomiendo que prueben  las “caldosas” que vende un señor en la pura entrada del puente yendo hacia la catarata, ¡Son buenísimas!

El camino es tranquilo, con hermosas vistas, acompañándonos en todo momento a nuestro lado el Río Barú. Hay demasiados árboles, naturaleza y animales, muchísima paz, no se escucha nada más que el sonido de uno y de los árboles agitando sus hojas sobre nosotros. La calle es de puro lastre y tierra, y por las lluvias, se puede convertir en lodo.

A la mitad del camino, hay un lugar donde se puede hacer una parada para descansar un ratito, ir al baño o lavarse las manos, y de paso admirar las hermosas lapas (o guacamayos) que tienen ahí libres, o los pavo reales y otros tipos de aves que se encuentran en éste lugar.

Al continuar durante unos 15 minutos más, cuando ya parece que no se puede caminar más, al fin llegamos al desvío donde de pronto de bajada, cuando uno menos se lo espera, se empieza a escuchar el sonido impotente de la gigantesca catarata. Muy sinceramente, y yo que he conocido varias cataratas de Costa Rica; ésta es una de las más bellas que he visto. Con sus piedras húmedas, su caudal siempre fuerte, su naturaleza rodeándola por todas partes y su inmenso tamaño, ya que ésta catarata se compone en realidad, de 2 caídas o cataratas, 1 detrás de la otra…

Es recomendable llevar merienda para poder comer algo estando en la catarata, después de darse un chapuzón, ya que después de la caminata y el agua fría y refrescante, lo mejor es recargar energías comiéndose alguito, para poder regresar a como decimos los ticos “con toda la pata”, porque de igual manera nos esperaba una buena caminata de regreso.

¿Dónde dormir?

Al regresar y salir, y después del viaje y el cansancio de la caminata, nos dirigimos hasta el hotel que habíamos reservado en Uvita, el hotel Cristal Ballena.

Es un hotel 4* ubicado en la montaña de la zona, muy cerca del Parque Nacional Marino Ballena. Sus instalaciones y servicio no los defraudarán y el desayuno que tomarán al día siguiente, hará que todo haya valido la pena. Cuentan con una ubicación única, con la piscina más grande que he visto en un hotel “boutique” (que no sea de cadena), toda la repostería, mermeladas y otros, son artesanales, la comida es deliciosa y cuentan con opciones para todos los tipos de gustos, y además tienen muchas facilidades para ir a visitar otras playas o la famosísima “Cola de la Ballena” en el parque nacional.

 

 

Les recomiendo que si en algún momento tienen un fin de semana libre, aprovechen y salgan a visitar Costa Rica, ya que es uno de los países con más riqueza natural. Y de verdad que descubrirla, se siente como descubrir uno de los tesoros más grandes!

Lunes, 11 Febrero 2019 00:00 Escrito por Mafe
Valora este artículo
(1 Voto)


Google Translate - Blog

esenfrde

Visto 951 veces

Publicidad - Werbung - Advertising

Mafe

Email

Please let us know your name.
Please let us know your email address.
Please write a subject for your message.




Invalid Input
Please let us know your message.
Invalid Input

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.