fbpx

blog

Publicidad - Werbung - Advertising

Selva Bananito lodge...Renueva tu mente, naturalmente

¡Compartir este Blog!

Sabías que Selva Bananito es uno de los "Jungle lodges" que hace mas esfuerzos de conservación en Costa Rica? Selva Bananito es hotel y a la vez Reserva privada que protege más de 850 hectáreas de bosque.

Situado en las montañas del Caribe Sur, esta propiedad, mitiga el impacto del CO2 que emiten los vuelos internacionales de los huéspedes extranjeros, con la siembra de árboles.  Cada cliente que llega al hotel, sembrará su propio árbol.  Además, el hotel estableció la Fundación "Cuencas de Limón", que abastece agua potable a la ciudad de Limón.  Y como si fuera poco, es líder en la protección y monitoreo de Jaguares en la cordillera de Talamanca.  Un importante corredor biológico, que colinda con el Parque Internacional La Amistad.

COMO LLEGAR?

El viaje lo hicimos mi esposo y yo en nuestro propio carro.  Una vez que se llega a Limón, se toma la ruta en dirección a Cahuita, aunque es antes de llegar a tan conocida playa caribeña.  La intersección está luego del puente de Vizcaya, tomando la desviación hacia el pueblo de Bananito. Llegamos fácilmente con las instrucciones que nos dio el hotel hasta el Salón Delia, en el pueblo de Bananito.   Está muy bien explicado.  Este es el punto de encuentro en donde el transporte turístico colectivo "Interbus" deja y recoge a los turistas que van hacia el lodge.  Ahí hacen el transbordo con transporte del hotel, que los lleva directamente hasta allá.  El hotel ofrece ese servicio de transporte en un horario fijo: 11:00 a.m y 3-3:30 p.m desde el Salón Delia.   Interbus tiene coordinados los tiempos de viaje para concordar con los horarios establecidos por el hotel.  Si se viaja desde Tortuguero a Selva Bananito, el tiempo de recorrido se ajusta para llegar a las 3:00 p.m, al Salón Delia, y así conectar con el servicio de transporte del hotel.  Todo completamente coordinado, de una manera fácil, cuando no se cuenta con un carro rentado.  Queda claro que no es un lugar al que se pueda llegar en transporte público.

Si decides ir en carro propio o rentado, el camino está señalado con letreros de Selva Bananito, que hacen fácil la llegada.  Te aconsejo solicitar antes al hotel las instrucciones de cómo llegar porque éstas ayudan mucho para guiarse durante el recorrido.  Importante:  se  recomienda viajar por la mañana que es cuando hay menos chance de lluvias y mayor visibilidad.  Además por tratarse de un lugar remoto, siempre es bueno llegar con la luz del día.  Debes avisar al hotel la hora aproximada de llegada para que el personal esté atento esperando.  El recorrido desde el Salón Delia a Selva Bananito en carro es de 45 minutos aproximadamente.

Nosotros hicimos una breve parada en el Salón Delia para comer algo, utilizar los baños y continuar nuestro camino....

 

EMPIEZA LA AVENTURA!

En pocos minutos se acabó el pavimento. Bienvenido el lastre...Empezamos a ver plantaciones de banano a ambos lados de la calle y esporádicamente casas de lugareños, un único abastecedor y un pequeño bar-restaurante en el trayecto.  Son unos 9 km de camino de grava, entre vistas del río, pequeñas casas, y uno que otro poblador de rasgos indígenas que se atraviesa en la vía.  Se llega hasta un portón de madera que es el inicio de la finca.  Aparentemente está cerrado, pero no es así, lo dejan semi-cerrado para que no se salga el ganado.  Es cuestión de bajarse a abrirlo, y luego volverlo a cerrar (no está enllavado).   Cuatro kilómetros antes de llegar al lodge, hay un río que cruzar...no existe puente.  Los más aventureros son felices conduciendo en ríos, pero las habilidades de conductora "cross-country", nunca han sido lo mío.  Por suerte el dueño ya ha previsto que muchos no contamos con ese don, y ha dejado una zona de estacionamieto justo antes del Río, en donde se puede dejar el carro seguro en un pequeño garaje techado.  En este punto, Selva Bananito le da al huésped dos opciones a escoger previamente:  1).  Enviar un transporte del hotel hasta el otro lado del río para recoger a los clientes. y 2). Cruzar el río a pie con el agua hasta las rodillas y el equipaje al hombro para luego caminar los últimos 4 km.  Nos decidimos por la segunda opción para ponerle un poco de emoción y hacer una llegada mas retadora.

 

EL HOTEL

Nos instalamos en una habitación superior.  Aunque no es lujosa,  tiene todo lo necesario para pasar una estadía a gusto.  No hay electricidad.  El hotel cuenta con paneles solares que dan la luz necesaria en las habitaciones y que además proporcionan el agua caliente de las duchas.  Las habitaciones cuentan con baño privado, ventilador, y mosquitero en cada cama.  Además tiene un magnífico balcón con hamacas ideal para descansar, y apreciar la vista del Cerro Muchilla al fondo.

El restaurante es sencillo pero acogedor.  Es una terraza abierta con piso de madera.  Como regla general, le piden a los huéspedes que se quiten los zapatos para entrar y usualmente se come en una sola mesa larga para compartir con otros clientes del hotel.  Muy informal, relajado y acogedor.  Como en casa!  Las comidas son con ingredientes frescos y artesanales.  No hay menú a la carta, sino que es plato servido.  En caso de alguna restricción alimenticia, hay que avisarle al hotel al momento de reservar.

EXCURSIONES EN SELVA BANANITO

Para todas las excursiones es obligatorio llevar un guía local del hotel.  En el bosque lluvioso es muy fácil perderse, ya que todo se ve bastante igual.  Eso lo pudimos percibir en las caminatas, en donde el sendero se perdía fácilmente.  Así que el guía es indispensable.  El hotel cuenta con múltiples opciones de caminatas, el rappel, y los caballos como principales tours.  Nosotros logramos hacer 3 de ellos:

AVISTAMIENTO DE AVES

A las 5:30 ya estábamos listos para el tour de aves con el guía local Justo López quien es de la zona, y la domina como la palma de su mano.  Y hablando de manos, no pudimos estar en mejores manos!  Justo lo que queríamos!  El tour dura unas 1.30 a 2 horas, dependiendo de lo que se logre divisar.  Tuvimos la suerte de ver varios tucanes, garzas, jacanas, loros y hasta un halcón, entre otras especies que no puedo precisar.  Además de un par de caimanes camuflados en el laguito del hotel, esperando pacientemente a su próxima presa...  Ya con esto valió el boleto!

CAMINATA EN EL BOSQUE

Esta excursión es básicamente de todo el día.  Arrancamos a eso de las 8:30 a.m.  y el regreso fue a las 3 p.m.  Nos adentramos en el bosque, entre árboles gigantes, riachuelos, lodo y sonidos de los monos, aunque no tuvimos la suerte de verlos. El recorrido fue de unos 10-12 km en total.   Hicimos varias paradas para descansar y aprender de todo lo que "Justo" nos iba explicando acerca de este bosque lluvioso. 

En medio del bosque llegamos hasta un rancho abierto, con piso de madera elevado del suelo, y un balcón a todo su alrededor.  Un deck techado al que el hotel llama "la plataforma".  Ahí nos prepararon el almuerzo en cocina de leña. Tuvimos tiempo para almorzar y descansar un poco.  El hotel ofrece hospedarse 1 noche en este Deck para vivir de lleno la naturaleza, los sonidos del bosque, e intentar ver animales nocturnos, de una manera segura y con cierto confort, durmiendo en hamacas.   Hay un servicio sanitario a pocos metros del deck.  Se debe ir con linterna y zapatos cerrados, pues pueden haber algunos insectos que te pueden acompañar!  Así que hay que estar preparado.. No hay ducha, para eso está un riachuelo justo al lado para disfrutar de agua fresca en la mañana.  Esto no es para cualquiera, hay que ser avenido....sin embargo al que le gusta esa cercanía con la naturaleza, lo va a disfrutar.   Mas tarde emprendimos el regreso hacia el hotel.  Nos urgía una ducha, un poco de descanso y luego la cena.

 CABALGATA Y RAPPEL

Iniciamos la cabalgata por los pastizales del hotel.  Un terreno muy plano y facil para cabalgar.  Los caballos amaestrados y muy tranquilos.  Básicamente ya conocen el camino.  La travesía es de 1.30 horas ida y vuelta con paisajes campestres en lo que en el pasado fueron plantaciones de banano y zona para el ganado.  Dejamos los caballos para entrar en el sendero que nos llevaría a 2 tirolinas y un descenso en rappel.  Nos deslizamos sobre estos cables suspendidos entre los árboles hasta llegar a la plataforma de donde se desciende por medio de un sistema de poleas.  Otra perspectiva para ver el bosque y adrenalina pura!  Una vez abajo con tanto calor y humedad, aprovechamos para darnos un chapuzón en el río.  Teníamos lodo hasta en las orejas!

Por la noche, antes de la cena, el dueño del hotel nos dio una charla acerca de la protección de los Jaguares en la zona. Se notaba la pasión por proteger el bosque y el hábitat de estos felinos.  Super interesante!  Ya luego de la cena, estabamos agotados buscando cama.   Que bien se duerme en este lugar....

 

REGRESO A CASA

Después de 2 noches de relajación total y olvidarse de la civilización, regresamos a la ciudad, con pilas recargadas y completamente renovados.   Selva Bananito nos dio descanso, naturaleza, desestrés y paz.   Te cuento que si hubiésemos tenido más días libres, definitivamente lo combinaríamos con una visita al Parque Nacional Cahuita que está bastante cerca.  Una mezcla perfecta de montaña, naturaleza y playa.  Tómalo en cuenta en tu próximo viaje al Caribe Sur.  No te quedes sin conocer, te va a encantar!

 Si quieres saber más acerca de Selva Bananito, o como combinarlo con otros destinos, no dejes de escribirme.

Lunes, 18 Febrero 2019 00:00 Escrito por Andrea
Valora este artículo
(0 votos)

¡Compartir este Blog!

Google Translate - Blog



Visto 447 veces
¡Compartir este Blog!

Publicidad - Werbung - Advertising

Andrea

Email

Please let us know your name.
Please let us know your email address.
Please write a subject for your message.




Invalid Input
Please let us know your message.
Invalid Input

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.